OK

Al continuar navegando en este sitio, acepta el uso de cookies con el fin de analizar y medir el público, el tráfico y la navegación, definir servicios y ofertas adaptados a sus intereses e intereses personalizados, y compartir o redirigir desde sitios de terceros. Para obtener más información y configuraciones, haga clic en + INFO

Puesta en práctica de los objetivos de sostenibilidad a largo plazo

En este artículo, desentrañamos los principales modelos y explicamos cómo el uso de normas, auditorías y certificaciones puede ayudar a las empresas a conseguir una estrategia eficaz de sostenibilidad a largo plazo.

Si pensamos en el cambio climático, el futuro de nuestro planeta se presenta alarmante. Algunos informes recientes como el estudio Global Warming of 1.5°C  del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas[1] describen un futuro caracterizado por sequías, inundaciones, epidemias, cultivos dañados y pérdida de biodiversidad. Los científicos y encargados de formular políticas coinciden en que, para frenar el cambio climático, se requiere que tanto los sectores como los gobiernos adopten prácticas más sostenibles. Se han desarrollado varios modelos y objetivos ambiciosos que contribuyen a limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, reducir los desechos y mejorar las condiciones de vida en todo el mundo.

 

CÓMO LAS EMPRESAS ESTÁN CONVIRTIENDO SUS COMPROMISOS NORMATIVOS EN ESTRATEGIAS

 

Realizar los cambios necesarios para adaptar la práctica comercial a objetivos medioambientales ambiciosos puede resultar complejo, especialmente en el caso de las grandes empresas que operan en sectores tradicionales. Los líderes empresariales y responsables de sostenibilidad necesitan una estrategia viable y fácil de comunicar que esté relacionada con sus operaciones y contexto, y pueda traducirse en medidas concretas.

 

Pero no es tan fácil como parece. Cuando elaboran su estrategia, muchas empresas recurren a modelos existentes, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas[2], iniciativas de emisiones netas de dióxido de carbono cero y la economía circular promovida por organizaciones como la Fundación Ellen McArthur[3].

 

Adoptar un modelo existente permite a las empresas comparar su progreso con el de otras organizaciones. El inconveniente es que los modelos y objetivos ambiciosos pueden ser difíciles de traducir en medidas factibles.

 

En este artículo, desentrañamos los principales modelos y explicamos cómo el uso de normas, auditorías y certificaciones puede ayudar a las empresas a conseguir una estrategia eficaz de sostenibilidad a largo plazo.

 

LA ECONOMÍA CIRCULAR: UN ENFOQUE TRANSFORMADOR CON GRANDES BENEFICIOS

 

La economía circular es un modelo de negocio regenerativo en el cual los recursos y productos se reutilizan, reciclan y reducen constantemente hasta que se terminan eliminando los desechos.

 

Poner en práctica un modelo de negocio basado en la economía circular ofrece numerosas ventajas, entre ellas, utilizar un discurso claro para que los empleados se impliquen y definir una vía hacia prácticas comerciales sostenibles para empresas que se encuentran en cualquier fase de desarrollo.

 

Los principios de la economía circular recomiendan a los líderes de sostenibilidad que definan objetivos más amplios en este ámbito, lo que les ayuda a pasar del ahorro y la gestión de los recursos a reducir el impacto neto a cero para que los productos y servicios contribuyan a regenerar el tejido biológico y social de nuestro planeta y generar, por tanto, un impacto neto positivo.

 

Para las organizaciones que se encuentran en las primeras etapas de su viaje hacia la sostenibilidad, el marco de economía circular ofrece un enfoque paso a paso de la mejora del ahorro de recursos, lo que les permite modificar sus objetivos conforme se perfeccionan las medidas de sostenibilidad. 

 

Con la ayuda de la auditoría y la certificación de elementos como la gestión energética (ISO 50001), gestión ambiental (ISO 14001) y gestión de la cadena de suministro (Auditorías de Comercio Ético de los Miembros de SEDEX), la adopción de un modelo de negocio basado en la economía circular puede ayudar a las empresas a mejorar las prácticas de sostenibilidad recomendadas y alcanzar hitos que se puedan comunicar.

 

Evidentemente, la economía circular presenta dificultades. Por definición, este enfoque resulta revolucionario para las empresas tradicionales, ya que les obliga a replantearse sus actuales modelos de negocio lineales. Muchas organizaciones tendrán que redefinir considerablemente su enfoque de producción de modo que les permita crear modelos de negocio más circulares para sus productos y servicios. 

 

OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE DE LAS NACIONES UNIDAS: UN EXTENSO CONJUNTO DE VALORES

 

Los 17 objetivos de sostenibilidad interconectados definidos por las Naciones Unidas abordan desafíos mundiales que abarcan desde la pobreza y la desigualdad hasta el cambio climático y la degradación medioambiental.

 

Los objetivos de sostenibilidad de las Naciones Unidas ofrecen un ambicioso marco para el desarrollo de una estrategia de sostenibilidad mucho más amplia que numerosas empresas están adoptando. Varios objetivos de sostenibilidad de las Naciones Unidas coinciden con los objetivos de sostenibilidad comunes de empresas que están respaldados por normas y auditorías. Por ejemplo, la norma ISO 14001 sobre gestión de desechos puede ayudar a las empresas a alcanzar el Objetivo 12 de reciclaje y uso de materiales libres de desechos. La norma ISO 14046 sobre gestión del agua está en consonancia con el Objetivo 6 de evitar el desperdicio del agua, mientras que la ISO 45001 sobre salud y seguridad ayuda a las organizaciones a alcanzar los Objetivos 3 y 5. Los objetivos de sostenibilidad de las Naciones Unidas pueden ayudarle a establecer estándares más rigurosos para su empresa con el apoyo de normas, auditorías y certificaciones. 

 

No obstante, si bien los objetivos de las Naciones Unidas pueden servir de inspiración, no todos ellos son esenciales para todas las empresas, lo que puede limitar su uso como estrategia de sostenibilidad integral. Estos objetivos son numerosos y variados; muchos no coinciden con las metas de sostenibilidad de las empresas o no son aplicables a la mayoría de los contextos empresariales (p. ej., el incremento de la alfabetización). Si se adoptan demasiados objetivos al mismo tiempo, los esfuerzos de una empresa pueden atenuarse demasiado como para resultar efectivos y su mensaje a los empleados puede confundirse, lo que conlleva una pérdida de motivación y apoyo para cumplir la estrategia de sostenibilidad.

 

INCREMENTAR LA SOSTENIBILIDAD MEDIANTE INICIATIVAS DE REDUCCIÓN DE LAS EMISIONES DE CARBONO   

 

Los gases de efecto invernadero componen uno de los grupos de contaminantes más importantes del planeta y existen varias iniciativas cuyo objetivo es reducir sus emisiones. Las empresas pueden recurrir a una serie de normas y sistemas de presentación de informes para medir y controlar sus emisiones de carbono y una verificación independiente puede certificar los niveles de reducción de las emisiones. 

 

Las normas sobre el análisis del impacto a lo largo del ciclo de vida (ISO 14040), el diseño ecológico (ISO 14006, ISO 14009 y IEC 62959) y la huella de carbono (ISO 14067) permiten a las organizaciones identificar áreas sensibles en materia medioambiental y de huella de carbono a lo largo de sus procesos y cadenas de suministro, e incrementar su rendimiento de manera selectiva. El ahorro energético se puede mejorar mediante sistemas de gestión energética como la norma ISO 50001, que reducen las emisiones de GEI de alcance 1 y 2. Estos sistemas pueden ayudar a las empresas a alcanzar la meta fundamental de emisiones netas de carbono cero para sus instalaciones, maquinaria, fábricas, etc.

 

Al atribuir prioridad a la reducción de las emisiones de carbono y gases de efecto invernadero en su estrategia de sostenibilidad, las empresas pueden establecer un objetivo transparente y fácil de comunicar con parámetros específicos y medibles. 

 

circular economy logoAUDITORÍA Y CERTIFICACIÓN PARA LAS ESTRATEGIAS DE SOSTENIBILIDAD

 

A la hora de crear una estrategia de sostenibilidad eficaz, no existe una solución universal; por ello, Bureau Veritas ha desarrollado Circular+. Circular+ es una gama integral de servicios de auditoría y certificación para normas y sistemas de gestión reconocidos que ofrece un enfoque personalizado de la sostenibilidad a las empresas. Circular+ ofrece a las organizaciones de todo el mundo un marco para definir objetivos y reformular sus procesos, así como una metodología paso a paso para mejorar sus programas de sostenibilidad.

 

ALCANZAR LA SOSTENIBILIDAD PARA EL FUTURO

 

Los cambios que las empresas efectúen actualmente determinarán su rendimiento en el futuro. Los problemas de sostenibilidad no harán más que agravarse y las empresas previsoras deben adoptar medidas a fin de preparar sus procesos y métodos para el futuro. Una estrategia de sostenibilidad sólida puede ayudarle a mejorar, mientras que los informes exhaustivos garantizados de manera independiente y elaborados en consonancia con los marcos de la Iniciativa Mundial de Presentación de Informes (GRI), la Norma de Aseguramiento AA1000 o la Norma Internacional sobre Encargos de Aseguramiento (ISAE 3000) acreditan la transparencia y precisión.

 

Bureau Veritas es líder mundial en servicios de sistemas de gestión ambiental y social, y ofrece una amplia variedad de programas de auditoría y certificación de sostenibilidad para asegurar el cumplimiento y la mejora continua.