OK

Los servicios sólo se ejecutarán en el país donde ha sido ofertado. Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies). + INFO

Proceso de Transición ISO

La planificación y la organización es la base del éxito, puesto que permite crear hábitos positivos que aumenten la competitividad de la empresa, además de disminuir el estrés corporativo.

Cómo hacer la transición a ISO 9001:2015?Ha pasado más de dos años desde la publicación de la versión 2015 de ISO 9001 e ISO 14001. Muchas son las empresas que aún no han afrontado la transición a las nuevas normas. Sólo quedan pocos meses para la finalización del proceso marcado por ISO para la transición, siendo septiembre de 2018 la fecha máxima para emitir el nuevo certificado y, haber concluido todo el proceso de la certificación, incluido el cierre de las no conformidades si existiesen. Parece un periodo largo, pero no es del todo cierto, ya para afrontar la transición con éxito es necesario estructurar una estrategia clara y eficiente, en la que los recursos y acciones estén medidos. En otras palabras, si queremos contar con las nuevas certificaciones ISO 9001:2015 e ISO 14001:2015 no podemos ser cigarras, sino hormigas.
 
Infografía Transición ISO 9001Desde nuestro punto de vista, creemos que el proceso de transición debe contar con los siguientes pasos:
 
CONOCER LAS NORMAS. Al leer la norma, y saber cómo interpretarla, nos aseguraremos tener un enfoque general sobre la misma, para poder así estructurar una estrategia de implementación con respecto a nuestra certificación ISO. Hay muchas maneras de conocer la norma, desde guías comparativas, documentos técnicos, guías de trabajo, cursos … Hay un amplio abanico de posibilidades para adentrarnos en las nuevas versiones.
 
REALIZAR UNA AUTOEVALUACIÓN DEL SISTEMA DE GESTIÓN actual en la que se identifiquen las áreas de mejora entre su Sistema de Gestión actual y el nuevo marco de las normas. A través de esta autoevaluación, podrá identificar las acciones prioritarias, además de tener una visión detallada de la madurez de su Sistema de Gestión.
 
Una vez que hayan sido identificadas todas las áreas de actuación, es recomendable DISEÑAR UN PLAN DE ACCIÓN. Lógicamente este plan dependerá de los resultados del diagnóstico, pero en líneas generales, los pasos a seguir serían: Crear un equipo de trabajo y formarlo en las nuevas normas. En este equipo de trabajo, recomendamos involucrar desde a la alta dirección a los jefes de cada área involucrada. Analizar el contexto externo e interno de la organización y como nos afecta la nueva situación. Determinar las partes interesadas aplicables al producto o servicio de la organización. Revisar el alcance del Sistema, para que sea adecuado al contexto y las partes interesadas. Revisar y actualizar, si es necesario, los objetivos del Sistema de Gestión, mapa de procesos, gestión de riesgos y la documentación.
 
Llevar a cabo una validación o pre-auditoría completa, gracias a ella podrá comprender totalmente los nuevos requerimientos y su impacto sobre el actual sistema de gestión. Tras ella, podrá tener claras qué acciones necesita llevar a cabo para finalizar el proceso de transición con éxito. Establecer las acciones correctivas necesarias para el cierre de hallazgos encontrados en la pre-auditoría y presentar el plan de medidas asociado. 
 
Siguiendo estos pasos ya estaríamos preparados para recibir la auditoria de certificación, bajo la óptica y referencia de la nueva versión de las nuevas normas.
 
 
 
 

DESCUBRE NUESTRAS HERRAMIENTAS ESPECIALIZADAS EN LA TRANSICIÓN

Pack transición oro ISO 9001 LEADPacks de la transición ISO 14001