OK

Los servicios sólo se ejecutarán en el país donde ha sido ofertado. Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies). + INFO

Cuáles de estos tres mitos sobre empresas de servicios y gestión ambiental ha creído USTED

¿Tiene dudas de si un sistema de gestión ambiental es adecuado para su empresa? Nosotros le explicamos la realidad que hay detrás de tres conceptos erróneos que se suelen tener de las empresas que operan en el sector servicios.

Conozca los mitos sobre ISO 14001 e inicia la transicion con confianza. 1. La gestión ambiental es una pérdida de tiempo para las empresas de servicios, ya que su contribución a las emisiones de CO2son insignificantes: ¡FALSO!

¿Qué imagen se le viene a la mente cuando piensa en una gestión ambiental deficiente? ¿Una fábrica emitiendo humo acre a la atmósfera? ¿Un petrolero encallado vertiendo petróleo al océano? ¿O un empleado de oficina deteniéndose para subir el aire acondicionado cuando se dirige a la impresora?

 

Si ha respondido afirmativamente a la tercera pregunta, se encontrará en minoría. Después de todo, las industrias pesadas representan la mayor parte de las emisiones de CO2 del mundo, ¿no es así? No exactamente. Si bien las empresas manufactureras y las compañías eléctricas ejercen un enorme impacto medioambiental en relación con su tamaño, la mera proporción del sector servicios (entre el 70 % y el 80 % en la mayoría de las economías avanzadas1) hace que contribuya significativamente a las emisiones de CO2.  Se calcula que solo los edificios representan cerca de un tercio de las emisiones de CO2, mientras que el transporte abarca otro 25 %2.


Estos porcentajes indican que, si bien la decisión de un solo empleado de oficina de dejar encendidas las luces, imprimir un correo electrónico o tomar un vuelo a una reunión en lugar de realizar una videoconferencia podría parecer irrelevante, si se multiplica por millones, se convierte en un gran problema.

 

2. La gestión ambiental supone un coste, no un beneficio: ¡FALSO!

Las elecciones que hace como propietario de un negocio no solo afectan al planeta, sino que también ayudan a reducir sus costes e incrementar el valor.  Como explicó WPP, la mayor agencia publicitaria del mundo, en 2016:

 

«Las medidas que adoptamos para responder a los problemas medioambientales incrementa la eficiencia operativa y reduce los costes de desplazamiento y servicios públicos, aumenta nuestra credibilidad como asesores entre nuestros clientes, nos permite cumplir los requisitos medioambientales en procesos de licitación de clientes y promueve la colaboración de los empleados».

 

Aunque puede que algunas decisiones, como optar por una oficina «ecológica» en lugar de un edificio antiguo y menos eficiente, sean puntuales, otras, como adoptar una gestión de residuos eficiente, requieren cambios en la conducta de los empleados. Hay algo crucial, y es que sus elecciones son más eficaces cuando tiene una idea clara de adónde se dirige y qué quiere conseguir. Es aquí donde entra en juego el sistema de gestión ambiental: una forma eficaz de gestionar la ejecución de su estrategia de gestión ambiental, del mismo modo que gestiona su estrategia de negocio y sus riesgos.

 

3. Los sistemas de gestión ambiental y la ISO 14001 no son más que una bonita etiqueta, por lo que no suponen ninguna diferencia para la empresa: ¡FALSO!

La Certificación de Gestión Ambiental ISO 14001:2015 líder a nivel mundial se ha mejorado recientemente para responder de manera óptima a las necesidades de la empresa de que se trate, y ofrece un enfoque que le ayuda a crear un sistema de gestión ambiental (EMS) adaptado a sus requisitos específicos. La puesta en práctica de la nueva ISO 14001:2015 empieza por una valoración exhaustiva, liderada por su alta dirección, de todos los problemas, riesgos y amenazas medioambientales que afectan a su actividad. Por primera vez, esta valoración incluye los factores medioambientales que podrían afectar a su actividad, así como su propio impacto medioambiental sobre el mundo exterior.

 

También incluye un análisis de las necesidades y expectativas de las «partes interesadas», como sus clientes y comunidades locales. Como parte de este ejercicio, se evalúan los riesgos asociados a las amenazas y oportunidades. El resultado será un sistema de gestión ambiental basado en las necesidades y los retos de su actividad específica. Incluso puede obtener ideas sobre cómo descubrir oportunidades sin explotar en su sector.

 

Consiga su certificación conforme a la nueva ISO 14001:2015

Para obtener y mantener su certificación, las empresas recurren a organismos de certificación independientes como Bureau Veritas. Estos organismos acreditados llevan a cabo auditorías anuales y emiten una valoración imparcial sobre puntos de mejora.

 

Para ayudar a las empresas que quieren realizar la transición de la ISO 14001:2004 a la nueva ISO 14001:2015, así como a las empresas listas para certificar un sistema de gestión ambiental por primera vez, Bureau Veritas, uno de los organismos de certificación líderes en el mundo, ha desarrollado unos paquetes de transición económicos. Ofrecemos varios niveles adaptados a los requisitos de cada empresa y le guiamos a lo largo del proceso proporcionándole sesiones formativas, una herramienta de autoevaluación y otros servicios. En muy poco tiempo hallará la forma de mejorar su desempeño medioambiental.

 

1 Fuente: CIA World Factbook 2016
2 Fuente: World Green Building Council, Eurostat


 

DESCUBRA NUESTROS E-LEARNING
 

Informate sobre la metodologia de la nueva norma ISO 14001:2015Conozca nuestro curso Transicion Auditor Interno ISO 14001:2015Conozca nuestro curos Introduccion a ISO 14001:2015Conozca como realizar una Auto-Evaluacion en la nueva norma ISO 14001:2015